Horchata de Chufa de Valencia

raices con chufas

Raices con chufas

Es uno de los productos más típicos de la Comunidad Valenciana junto a la paella. De una planta llamada “cyperus sculentus” de unos 50 cms, salen una gran cantidad de raíces pequeñitas en cuyos extremos se forman las CHUFAS. Estas pueden ser de forma alargada “llargueta” o de forma redondeada “armela”. Este tubérculo se cultiva únicamente en 16 puebles de la comarca valenciana de L’Horta Nord que reúnen las características climáticas adecuadas: suelos sueltos, un clima cálido y mucha agua.

Se plantan en los meses de abril y mayo y la recolección se hace de noviembre a enero. La planta ya estará completamente agostada, y a través de la cosechadora se va cortando la tierra que se desmenuza y criba para que salgan las chufas, que suelen venir con tierra y piedrecitas.

Luego hay que lavarlas bien y seleccionarlas. Una vez terminado este trabajo viene el proceso de secado, cuya duración es de 3 meses, y en él la humedad de la chufa debe bajar del 50% al 11%. El secado es largo y lento para que sea muy uniforme, depositando las chufas sobre cambras y removiendo varias veces al día. Luego se seleccionan manualmente y ya están listas.

Un breve relato sobre la horchata

chufa

Chufas

Existe un cuento ambientado en la época de la Reconquista que explica el nombre que se dio a la bebida. Dice el cuento que una aldeana llevó al rey de la Corona de Aragón, Jaime I (El Conquistador), un poco de horchata. Al rey le encandiló el sabor y preguntó qué era aquello. La chica respondió que era leche de chufa (llet de xufa, en valenciano), nombre con el que se conocía la bebida. El rey exclamó: “Açò no és llet, açò és OR, XATA!” es decir “¡Esto no es leche, esto es oro, chata!”. Se originó un juego de palabras entre “or” y “xata”, dando el supuesto origen al vocablo valenciano “orxata”.

La primera referencia escrita que se tiene en España es de finales del siglo XVIII, en el libro titulado “Alcaldes de Casa y corte” de 1786 en el que se proporciona una receta sobre la bebida.

Recientemente se ha descubierto en los fondos de la Colección Espínola, en Valencia un documento del II Conde de Soto Ameno, quien fuera en su momento el primer Alcalde Constitucional de la ciudad de Alicante en 1812, el que podría datarse como el primer manuscrito donde se prescribe la Horchata de Chufa con fines curativos y aliviar la enfermedad del Conde a su llegada a la ciudad de Valencia en 1824, así lo indica el tratamiento que le realiza el Doctor Alcazar a base de “leche de chufas”.

Aunque siempre ha sido tradicional comerse las chufas, bien secas o bien remojadas  este tubérculo se utiliza básicamente para elaborar la deliciosa horchata, una de nuestras bebidas más originales y más ricas; para elaborarla se trituran las chufas, a la vez que se les va poniendo un caudal fijo de agua, más o menos 3 litros de agua por kilo de chufa.

Luego se dejan macerar y se prensa y tamiza todo. A los restos se les vuelve a echar agua y se vuelven a prensar y tamizar.

El proceso termina disolviendo unos 100-150 gramos de azúcar por litro de horchata.

Información Nutricional

La horchata es rica en minerales y vitaminas, entre los que destacan el fósforo, el potasio y las vitaminas C y E. Información nutricional de la horchata de chufa (por 100 ml)

  • Es rica en minerales, como el fósforo, el calcio, el magnesio y el hierro, y en vitaminas, entre las que destacan las vitaminas C y E.
  • También aporta numerosas enzimas que facilitan la digestión. Por lo que si estáis siguiendo los consejos del libro la enzima prodigiosa este producto es ideal y encima muy rico de sabor.
  • Su valor energético (100 kcal/100 g) la convierte en una buena bebida energética.
  • Contiene bajo sodio.
  • No contiene lactosa ni caseína ni gluten, aunque algunas marcas comerciales le añaden proteína de leche.

horchata

Horchata de chufa

Anuncios